Las capas espirituales de la Tierra

Spread the love

CAPAS ESPIRITUALES DE LA TIERRA

LAS CAPAS ESPIRITUALES DE LA TIERRA

El diagrama de las capas terrestres omite el corazón central para visualizar mejor la formación de las corrientes en forma de 8 en el noveno estrato, y, aunque los estratos aparecen como si fueran iguales, en realidad son de diferente espesura. Comencemos su descripción de afuera hacia dentro:

1) Tierra Mineral: Esta es la cubierta externa de la Tierra, y corresponde a la Región Química del Mundo Físico.

2) Estrato Fluídico: Aquí la materia es semejante a una pasta viscosa, que tiene la cualidad expansiva de un gas explosivo. La presión de la corteza exterior es lo que la mantiene en su lugar, pues sin ella, todo el estrato fluídico saldría al espacio produciendo una enorme explosión. Esta capa corresponde a la Región Etérica del Mundo Físico.

3) Estrato Vaporoso: La vida construye sus vehículos de esta substancia vaporosa y de la fluídica, mucho antes de envolverse en la corteza sólida de la Tierra, y se entiende que cuando abandona a la forma, esta muere, haciendo aparecer el cristalizado reino mineral. En los estratos primero y segundo, no hay “vida consciente”, pero en esta capa vaporosa existe una corriente de vida que fluye continuamente, rodeando y compenetrando la Tierra, como lo hace su correspondiente Mundo Astral.

4) Estrato Acuoso: En esta capa se encuentran todas las posibilidades germinales de cuanto existe sobre la Tierra. Aquí están las fuerzas arquetípicas que se ocultan tras los Espíritus- Grupo, así como las fuerzas arquetípicas de los minerales. Corresponde a la Región del Pensamiento Concreto.

5) Estrato Germinal: En este quinto estrato, se encuentra la fuente primordial de la Vida, de la que surgió el impulso arquetípico que construyó todas las formas de la Tierra. Corresponde a la Región del Pensamiento Abstracto.

 
LAS CAPAS ESPIRITUALES DE LA TIERRA

6) Estrato Ígneo: Este estrato permite a la Tierra sentir placer, dolor, simpatía y antipatía. De allí que se diga que nuestro planeta sienta gozo al cortarse las flores y cuando se cosechan granos y frutas maduras, similar al placer de la vaca cuando su ternero succiona sus repletas ubres. La Tierra experimenta un sentimiento de libertad cuando se desintegra la dura corteza, o cuando el suelo de una montaña es arrastrado a la llanura; sin embargo, cuando se arrancan plantas desde la raíz, puede causarle hasta cierto dolor. Rudolf Steiner menciona que ésta capa de fuego, o “tierra ígnea”, como él la llama, está formada de una substancia que consiste de “pura voluntad”, y es la fuente de toda vida animada (sensación, deseo, impulso), significando una verdadera reserva de fuerzas volitivas. Afirma que las pasiones humanas ejercen una gran influencia sobre esta esfera subterránea, desde donde pueden surgir devastadoras fuerzas destructivas en forma de terremotos y erupciones volcánicas, como las que destruyeron el continente Lemuria.

De la misma manera en que la percepción sensorial humana y animal se basa en su cuerpo vital, así también la sensibilidad de la Tierra está activa en este sexto estrato, que corresponde al Mundo del Espíritu de Vida.

7) Estrato Reflector: Así como Steiner describió la influencia pasional en la sexta capa, Heindel nos dice que, en el séptimo estrato, las fuerzas que conocemos como “leyes naturales”, existen allí como energías morales o inmorales. Cada inmoralidad las agita; y cuando el ser humano inició su desarrollo consciente, esas energías eran aún más hostiles que ahora, produciendo grandes perturbaciones sobre la Tierra. Conforme la humanidad avanza y lucha por elevados ideales, dichas fuerzas se calman.

Se puede decir que las fuerzas de este estrato son un reflejo exacto del estado moral de la humanidad. La historia de Sodoma y Gomorra nos recuerda la responsabilidad colectiva, que trae sobre grupos humanos resultados equivalentes a sus actos. Las fuerzas naturales son, pues, los agentes de tal justicia retributiva, produciendo erupciones volcánicas, inundaciones y terremotos, o la beneficiosa formación de hidrocarburos. Esta capa de la Tierra correspondería al Mundo del Espíritu Divino.

8) Estrato Atómico: Esta capa terrestre tiene la propiedad de multiplicar todo lo que está en ella, que ya ha sido definitivamente formado. “Cualquier cosa que tenga forma o vida, como una flor o un cuadro, queda multiplicada en este estrato en grado maravilloso”. Corresponde al Mundo de los Espíritus Virginales.

9) Expresión material del Espíritu Terrestre: En esta capa hay corrientes en forma de 8 que estarían íntimamente relacionadas con el cerebro, corazón y órganos sexuales de la humanidad. Steiner menciona que esta esfera es la que Dante describe en su Divina Comedia como “infierno helado”. Según su investigación, estas tres capas (7, 8, y 9) concentran las fuerzas antimorales más poderosas, originando el lugar de residencia de los Asuras, conocidos como las más poderosas potencias adversas. Ésta capa se corresponde con el primer Plano de existencia: el Mundo de Dios.

10) Centro del Ser del Espíritu Terrestre: El núcleo es la última simiente de todo cuanto existe en la Tierra, y se correspondería finalmente con el Ser Supremo. Desde el estrato ígneo, hasta la superficie terrestre, hay cierto número de orificios cuya salida llamamos cráter volcánico. Cuando las fuerzas naturales del estrato reflector son aguijoneadas, pueden expresarse a través de dichos cráteres poniendo en movimiento al estrato ígneo, exteriorizándose la agitación en forma de erupción. El material explosivo se toma del segundo estrato o fluídico (región etérica), porque éste es la contraparte densa del sexto estrato o ígneo (Espíritu de Vida), así como el cuerpo vital (segundo vehículo humano), es la contraparte del Espíritu de Vida (sexto principio). Esta capa fluídica, de calidad expansiva y sumamente explosiva, asegura un suministro ilimitado de material en el punto de la erupción. El contacto con el exterior endurece la parte que no se volatiza en el espacio, formando así la lava y el barro, de la misma manera que la sangre que fluye de una herida se coagula.

Se comprende entonces que la tendencia inmoral y materialista es la que despierta esas fuerzas de la naturaleza del estrato reflector a una actividad destructora.


1 comentario en “Las capas espirituales de la Tierra”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *