La Piedra Fundamental

Spread the love
la piedra fundamental

 

 
¿Cómo meditar la Piedra de fundación de Rudolf Steiner?
“El suelo en el cual debemos poner la piedra fundacional son nuestros corazones” (GA 260, conferencia del 25 de Diciembre de 1923.
Para los niños hay una imagen muy bella para el tiempo de adviento. En la misma se ve un cielo azul que día a día se va cubriendo de estrellas. También hay una escalera de palos y sogas por la cual baja el Niño que está por nacer. Finalmente observamos una gran estrella que se acerca y baja por los escalones de esa escalera. Una imagen que para los niños muestra este proceso de habitar su propio cuerpo y la tierra. Para los adultos podemos hacer un proceso diferente. Habitamos la tierra, la substancia, lo material y ahora nos queremos acercar a lo espiritual. 

 

Las doce Noches Santas son símbolos para las fuerzas del alma que debemos vivificar en nosotros. Este modo de obrar se torna válido para todo el año y no solamente para estos días. 

 

Durante la vivencia de estas noches ponemos el germen para los siguientes doce meses del año; por esta razón es tan importante lo que hacemos durante estos días. El yo adquiere esencia y valor de aquello con que está en conexión (Teosofía). 

 

La meditación de la Piedra Fundacional fue dada por Rudolf Steiner como una base espiritual de la Sociedad Antroposófica y del Movimiento Antroposófico. La intención fue dar un fundamento sólido para todo cometido antroposófico. 

 

¿Qué podemos hacer en estos días para meditar la Piedra fundacional? 

 

Pasos previos a comenzar 

 

El primer paso es decidir hacerlo y buscar el momento del día en que se sabe que se podrá hacerlo como también un espacio tranquilo, sin interrupciones ni teléfonos móviles. Esto a partir del día 25 de diciembre hasta el 6 de enero. 

 

El segundo paso es escribir la totalidad de esta meditación a mano en un cuaderno destinado para este uso. 

 

Para meditar 

 

Luego comienza el proceso propiamente dicho. Familiarizarse con este mantra y ejercitarse. Para ello se pueden pronunciar los versos interiormente o en voz alta para lograr. Después de un tiempo comenzarán un acercamiento a las oraciones, las palabras, los ritmos. Este ejercitar , por lo menos una vez al día, puede producir movimientos en el alma, sentimientos, preguntas vitales. Las palabras comienzan a cobrar nueva vida. Cada día se pueden percibir nuevos aspectos. Este proceso de repetición es importante, para así por el propio trabajo aparezca luz en la propia comprensión. El Yo de la persona que haga este proceso de acercamiento a este mantra es un proceso de compresión de lo que cada ser humano es en su realidad total. Hace referencia al pasado, presente y futuro; a la relación del ser humano consigo mismo y con el cosmos en su totalidad; con la materia y con las fuerzas espirituales; a su conformación trimembrada. 

Este decir la totalidad de este mantra se puede repetir cada día más de una vez. Luego de, por lo menos una repetición diaria, se puede permanecer en silencio un momento dejando resonar lo leído en la propia alma. En ese permanecer en silencio escuchamos y vemos atentamente lo que llega a la persona mediante. 

 

Los versos mismos , estas cuatro estrofas , marcan un poco el camino por dónde comenzar y cómo seguir. Alma humana es el primer llamado 3 que se repite además tres veces, que además esta varias veces presente en nuestro diario ejercicio de pensar y comprender, «en las profundidades del alma»,«en el equilibrio del alma» y «en la calma de los pensamientos». Estos versos dan una cierta orientación a los ejercicios a realizar. Cada palabra y oraciòn nos invita a ejercitar y a partir de la propia ejercitación ir llegando a diferentes conceptos. 

 

Formularse preguntas 

 

Profundizar en los contenidos permite formular preguntas y formular preguntas permite profundizar contenidos. Esto posibilita que el pensamiento se mueva por genuino interés, con cálido entusiasmo. Una vez más se abren las puertas a partir de nuestra propia comprensión de la totalidad. 

 

Finalmente 

 

Mi experiencia personal es que esta tarea: meditar el mantra “Piedra de Fundación” es una tarea de por vida. Unos pocos días no son suficientes para aprehenderla (para hacerla propia) por completo. Pero es sano comenzarlo por nosotros mismos y por la humanidad. 

Necesitamos “dejar de usar los mantras de la Piedra de Fundación tan solo como frase y proverbio para distintas ocasiones, convirtiéndolo en un leitmotiv para la vida y que los miembros de las ramas mediten por libre decisión, podemos construir los cimientos para acercarnos al ser Antroposofía y abrirnos el camino espiritual para conocer el propio Yo y por lo tanto a nosotros mismos”T.Splitter 

“Como primeras palabras, resuene hoy en esta sala el resumen de aquello que puede presentarse ante sus almas como el resultado más importante de los últimos años. Después habrá que decir algo más acerca de estas palabras, que son en su forma actual una síntesis. Pero primero dejemos que nuestros oídos sean tocados por estas palabras, para renovar así, de acuerdo a nuestra comprensión, desde los signos del presente, las antiguas palabras de los misterios: «Conócete a ti mismo».R. Steiner 

Les proponemos hacer este camino juntos con alegría y calidez. 

 

Con el deseo qué esta Navidad y estas Noches Sagradas nos fortalezcan. 

 

Cordialmente 

Amalia Gherbasi 

 

trabajo meditativo piedra de fundación
meditación de la piedra fundacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *